martes, 6 de octubre de 2015

Ruta Sur Costa da Morte

¡Buenos días! Hoy os traemos la última ruta por Costa da Morte, la cuál se suma a las dos anteriores que podéis ver en nuestro archivo de Septiembre. Esta ruta la podéis hacer perfectamente en un día, son unos 80 km. 



En esta ocasión vamos a invertir la lógica y comenzar la ruta por el fin, y nada menos que por el fin del mundo.
Esta fue la creencia de diferentes culturas que durante milenios creyeron haber encontrado en este lugar, llamado hoy Finisterre, el punto donde se acababa el mundo.

Paradójicamente este punto realmente representa el fin en muchos aspectos. Barcos que naufragaron en las famosas rocas de "Centola" o "Petonciño" finalizaron aquí su viaje, millones de peregrinos finalizan aquí su largo camino año tras año. Finisterre alberga infinitas historias y leyendas que hoy se tornan en un atractivo turístico imprescindible de conocer para quien visita la Costa de la Muerte.




Dirigiéndonos hacia Corcubión, avistamos a mano derecha la playa de Langosteira. Es de la zona, sin duda la más importante, tanto por su longitud, como por las tranquilas aguas y la afluencia de visitantes, sin olvidar la riqueza en mariscos (sobre todo navajas) que aporta a la lonja de Finisterre. 

Llegamos a Corcubión, donde dando un paseo por el magnifico paseo marítimo, podemos contemplar varios edificios de gran valor arquitectónico. Estos, reflejan la importancia que tenía esta villa en la época medieval. Fundamentalmente debido a las relaciones comerciales que mantenía su flota con Venecia y otros importantes puertos, así como el hecho de ser sede de varias de las más importantes familias nobles de la Costa de la Muerte, como los Traba o Moscoso.

Prosiguiendo hacia el sur, pasamos por Cee que cuenta con una importante industria, vital para la zona, y nos dirigimos hacia Ézaro y el Monte Pindo. Desde el mirador de Ézaro se contempla una impresionante vista de la zona y su cascada, que con más de 100 metros de caída directas al mar es una de las más altas de Europa. Actualmente, este espectáculo sólo se puede ver en contadas ocasiones (normalmente los domingos en temporada estival) cuando abren las compuertas de una presa construida en su parte superior.


Al frente se encuentra el Monte de Pindo. Esta masa granítica es conocida también por el nombre de El Olimpo Celta. Las abstractas figuras que forman sus rocas dieron lugar a numerosas historias de monstruos, hadas y demás seres sobrehumanos. 

Continuando hacia Muros se encuentra la ensenada de Carnota con un amplio arenal de más de 7 kilómetros y formaciones dunares y marismas. En la población destaca un ejemplo de arquitectura tradicional gallega: el larguísimo hórreo de 34 metros de longitud y su adyacente palomar.



Nos encontramos ahora en Muros, que representa el final de la Costa de la Muerte y nuestro ultimo punto de visita. Los principales atractivos turísticos de Muros son los que le proporciona su paisaje. Sus playas y residencias veraniegas son las más concurridas de la ría, con posibilidades de paseos de media montaña. La villa ha sabido mantener una homogeneidad arquitectónica en sus edificios que merecieron la denominación de Conjunto histórico-artístico; son interesantes los numerosos grabados rupestres que encontramos en diversos lugares del municipio.
En verano, el programa festivo, la oferta gastronómica y sus fabulosas playas, llenan de vida esta población.

Como alojamiento os podemos recomendar estas opciones:









Central de información: 981908536
Mándanos un Whatsapp 607118808

Encuéntranos en Facebook.
Síguenos Twitter e Instagram.
Visítanos en el Blog.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada